Woodgate, víctima de la ‘maldición inglesa’

Jonatahan Woodgate es un jugador de 33 años que milita actualmente a las ordenes de Tony Pulis en el Stoke City inglés. Este jugador explotó como central de provecho en el Newcastle en la temporada 03-04, su segunda temporada en las urracas; ‘Woody’ aterrizó en Madrid con 23 años y desde entonces llegó su mala suerte.

Una serie de lesiones musculares le impidió jugar un solo partido en toda la temporada 04-05. El año siguiente, tras recuperar su forma física, al fin debutó a las órdenes de Luxemburgo, en un partido en el que marcó un autogol y fue expulsado. El bajo estado moral y de forma dejó a Woodgate lejos de la titularidad tanto con el técnico brasileño como con López Caro, que tomó las riendas como entrenador en diciembre de 2005. La afición madridista no se explicaba la contratación de un jugador que no dio la imagen de líder en las categorías inferiores de la selección inglesa que tenía.

Este jugador es un claro ejemplo de lo que supone la ‘maldición inglesa’ no solo en el Madrid, sino en toda España. Esta maldición declara que ningún jugador británico ha llegado a triunfar en la liga española, al menos en la época moderna del fútbol. Uno de los ejemplos más antiguos y claros fue Gary Lineker, delantero estrella en Inglaterra en los años 80. Lineker llegó a un Barcelona en plena reconstrucción sometido al Madrid de la Quinta del Buitre y nunca encontró su sitio, ni siquiera con la llegada de Cruyff, que trató de posicionarlo en banda; abandonó el club culé a las primeras de cambio para aterrizar en Tottenham. Lineker sería solo el comienzo de una lista de jugadores que pasaron sin pena ni gloria en España, como Kevin Richardson, Dalian Atkinson o Stan Collymore (que llegó al Oviedo habiendo sido el traspaso más caro de la historia inglesa y se retiró a los 30 años tras un mes en España). Los más mediáticos fueron precisamente madridistas: Steve McManaman y David Beckham, que no llegaron a coincidir en el club blanco. El primero salió por la puerta de atrás y el segundo tardó cuatro años en conseguir un título importante (la liga de Capello), sin mostrar el buen fútbol que dio en Manchester. El ejemplo más moderno es el de Jermaine Pennant, que llegó del Liverpool para rescatar al Zaragoza y no tardó en marcharse lesionado.

Woodgate se fue cedido al Middlesbrough, equipo de su ciudad natal. Ahí se convirtió en el capitán del ‘Boro’ y fue convocado de nuevo con la selección. Sus actuaciones le volvieron a dar fama en Inglaterra y fue curiosamente un español quien le llevó al Tottenham, Juande Ramos, que sería el nuevo entrenador del Real Madrid en la temporada 2008-09.

En 2011 fichó por el modesto Stoke de la Premier League (donde parece que acabará su carrera profesional de suplente), tras salir de un Tottenham lleno de centrales de calidad, de donde tuvo que salir para seguir sintiéndose importante.

Alfonso G. Han, @alfonso_uva

One thought on “Woodgate, víctima de la ‘maldición inglesa’

  1. Pingback: Chygrinskiy, el gran error de Pep |

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s