Chygrinskiy, el gran error de Pep

Dmitro Chygrinskiy es, sin duda, el error más notable de la ‘era Pep’ en el FC Barcelona. El ucraniano fichó por el club blaugrana en la temporada 2009-2010 a petición expresa del propio Josep Guardiola. El técnico catalán se fijó en este central de buena planta y con la buena salida de balón y seguridad que demostró en el Shaktar Donetsk ucraniano. Sin embargo, aproximadamente un año después y tras actuaciones más que discretas, la directiva del Barcelona decidió traspasarle de vuelta al Shaktar, con el visto bueno de Pep y perdiendo una cantidad de dinero bastante importante.

Chygrinskiy se destapó como la gran esperanza del fútbol ucraniano a la temprana edad de 18 años. Su cesión desde el Shaktar, club donde se formó,  a un equipo menor como el PFK Metalurg Zaporizhia, le sirvió para volver al club de Donetsk como jugador del primer equipo y una promesa que miraría con lupa muchos equipos europeos.

Fue precisamente contra el FC Barcelona donde Dmitro jugó su primer partido en competición europea; fue en la temporada 2004-2005 en Champions League.

Pasaron los años y Chygrinskiy se consolidó como uno de los capitanes del equipo con tan solo 20 años. Tuvo la oportunidad de levantar una Copa de la UEFA, ahora llamada Europa League, siendo uno de los mejores jugadores de la competición. Con el Barça campeón de Champions League, el central de Iziaslav iba a jugar la Supercopa de Europa contra su futuro equipo, con el que llegó a un acuerdo antes de disputarse el partido que ganó el Barcelona por 1-0 en la prórroga.

Poco después se incorporó a la plantilla culé por unos 30 millones de euros. Llegó como un desconocido para la afición pero como una gran apuesta de Guardiola. La directiva y el cuerpo técnico confiaron en él para un periodo de 5 temporadas, pese a que la primera no iba a poder disputar la Champions al haber jugado la previa de la misma con el propio Shaktar.

Su debut en liga fue totalmente aciago; el Barcelona perdió 2-0 en el campo del Getafe, en un partido donde Chygrinskiy disputó los 90 minutos y dio una imagen muy insegura. Su actuación le llevó al banquillo el resto de la temporada, en la que intervino en 12 partidos de liga y 2 de copa. El buen estado de forma de Piqué y Puyol le iba a cerrar las puertas de la titularidad

El verano siguiente saltó la sorpresa cuando el presidente Sandro Rosell anunció la venta del jugador a su antiguo club. Pep Guardiola no mostró públicamente su descontento con la temporada de Chygrinskiy antes del anuncio de traspaso, pero expresó que la adaptación del central al fútbol español no fue fácil, y mucho menos lo fue su adaptación al juego del Barça.

Pese a que Guardiola contaba con él para la pretemporada siguiente, la buena oferta del Shaktar, que pagó aproximadamente la mitad de lo que ingresó por un jugador que perdió casi todo su valor en el mercado, llevó a la directiva a la venta de un Chygrinskiy que no tuvo problemas en hacer las maletas de vuelta a Ucrania.

Así pues, Chygrinskiy salió del club por la puerta de atrás tras aterrizar en Barcelona como un jugador prometedor. Su caso puede recordar al de Jonathan Woodgate, que también volvió a su país de origen para acabar jugando en su antiguo club.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s